Tiene 1 hora para completar el examen

Tiene 1 hora para completar el examen


EGZAMEN DE JUDEO-ESPANYOL

Melda los tekstos sigientes i responde a las kestiones.

Introduzca contraseña para realizar el examen

Rellene los campos para poder acceder al examen

Utilice el mismo nombre y correo electrónico que esté utilizando en el proceso para la nacionalidad española

LA KARNE SE TROKÓ EN PISHKADO

 

Al tiempo de la Enkizisión Espanyola, un judió, ke los papazes avían konvensido kon las buenas i kon las negras a baftizarse, estava asentado en la meza komiendo un viernes a medio diya. En esto, entró el papaz, ke estava aziendo un djiro de inspeksión. Komo de fakto, los papazes uzavan ir a kontrolar si los judios konvertidos se estavan komportando sigun las reglas de la mueva relijión.
Entonses el papaz entró a su kaza, i kualo ke veygan sus ojos? El judió (ke no era mas judió) estava asentado en la meza, enfrente de un buen poyo asado!
“Ma komo?” le disho el papaz, “Estas komiendo karne oy? En diya de viernes? No saves ke es defendido?”
Ma el judió le respondió: “Esto no es karne, es pishkado!”
“Kualo estas diziendo?” le disho el papaz, “No esto viendo yo ke es karne?!”
“No!” le respondió el judió, “Esto era karne, ma agora se izo pishkado.”
“Komo?” se maraviyó el papaz.
“Muy fasilmente!” le respondió el judió, “Le echí enriva un poko de agua salada, le ize la de kuatro vezes, i le dishe: “Eras karne, te izites pishkado; eras karne, te izites pishkado; eras karne, te izites pishkado! I se izo pishkado, i agora es pishkado! Propio komo me izites a mi kristiano en baftizándome kon unas kuantas damlas de agua santa!”

Kontado por Alfredo Sarano, 1980

 

 

En ke tiempo pasa la istoria?

En ke dia pasa la istoria?

Ke estava komiendo el judio?

Komo se troko el poyo en pishkado?

Ke agua uzo el papaz para azer kristiano al judio?

LAS TRES KUKLAS

 

Un rey de China tinía un amigo bueno. El rey de China, komo todos los reyes, todo tiene en su palasio. Tiene djoyas, tiene rikezas… no le manka nada.

Al amigo del rey de China le agradava muncho viajar en munchas sivdades. Kada vez ke vinía a topar al rey de China, le traía un suvenir. No diremos regalo, porké el rey no tiene menester de nada. Kuando se hue a Espanya i tornó, le trusho al rey un asoplador ermozo. Kuando se hue a Turkía, le trusho una fez ermoza. Kuando se hue a Italia, le trusho un suvenir de ayá: lo ke azen en Venezia: una bala de kristal, ke arientro kaye la inyeve.

Una vez, kuando vino de Fransia, le trusho un kutí grande, divizado en tres etajes.

Avrío el rey uno, esta mirando: una kukla muy ermoza, vistida bueno, kon djoyas, blonda…

Disho: “Kualo es esto?”

Avrío el sigundo etaj, ay ayá otr’una kukla mezma, vistida, endjoyada i peynada… blonda! Avrió el treser etaj del kutí, i vido otr’una kukla también.

Disho el rey: “Kualo es esto? Tres kuklas mezmas me trushites?”

La ija del rey, ke estava ayá, le disho: “Papá, éstas no son mezmas! Ay akí diferensia…”

Le disho el padre: “Sí? Kualo estas avlando?”

Le disho el amigo: “Kale ke topes kuala es la mas valable”.

Le disho la ija: “Papá, yo ya sé!”

Tomó la ija un kordoniko de seda i le disho: “Papá, mira, akí, en la orejika de la primera kukla ay un burako. Si lo entro el ilo de akí, sale de la otra oreja. La otra," le disho, "si lo entro de la orejika, le sale de la boka. I la tresera,” disho, “si se lo entro de la oreja, se keda en la tripa”. “Aa!” Le disho el padre, “estas bien entelijente ija mía!”

Le disho el amigo: “Es komo kon las personas. Ay ken le entra de la una oreja i le sale de la otra. Ay ken le entra de la oreja i le sale de la boka. I el treser, el ke le entra de la oreja i no le sale, es el mas valable, porké save tener el sekreto”.

Después le disho el amigo al rey: “Tu ija es tanto entelijente, ke la kero por mujer, si me la das”.

Le disho el rey: “Sí, te la do, porké sólo eya puede ser la mujer de un ombre komo ti!”

Kontado por KOHAVA PIVIS -2000

 

 

Kualo le plaziya muncho al amigo del rey?

Ke le traiya el amigo al rey kuando vinia?

De ande le trusho al rey el amigo un kuti kon tres kuklas?

Ke kolor de kaveyos tenian las kuklas?

Kuala de las kuklas devia topar el rey?

Kon kualo amostro la ija del rey la diferensia entre las kuklas?

Kuala kukla era la mas presioza?

Ken supo la repuesta buena?

Ke le demando el amigo al Rey?

LA KOLOR DEL KAVAYO

 

Kontan ke un día el rey i el vezir se metieron a bas. El rey disho al vizir: “Tú no vas a topar un ombre ke aga nada sin akonsejarse kon la mujer”.

Le disho el vezir: “No! Yo va bushkar!”

“Mira”, le disho el rey, “yo te va dar sinkuenta kavayos: ventisinko blankos i ventisinko pretos. Vas a propozar un echo a munchos ombres. Al ke te disho: -Vo ir a demandar a mi mujer, le vas a dar un kavayo preto. Al ke te disho: -Yo so ombre! Yo no demando nada a mi mujer! Le vas a dar un kavayo blanko”.

“Bueno!” El vezir salió i empesó a kaminar de kazal en kazal.

Se fue ande uno, le disho: “Oye, yo kero azer un echo kon ti. En vez de ser marangoz, ven avriremos una botika de djoyería endjuntos. No es mas ermozo?”

“A, si”, le disho éste, “kon mucho gusto. Pero dame un día. Va ir akonsejarme kon mi mujer”.

El vezir le dio un kavayo preto. Se fue a otro… lo mizmo. Se fue a otro… lo mizmo. I kaji ya no le kedavan kavayos pretos, i los blankos ayí stan todos. Por fin ya topó uno ke vendía karvón, entero preto i suzio, i le disho: “Ven kon mi. Vamos avrir un buen echo. Al lugar de vender karvón, ven, te avriré una botika de djoyería, echo ermozo i limpio”.

“Sí, sí, komo no? Kon muncho gusto!” le disho el ombre, “Kuando kieras… manyana… al otro día”.

“Bueno”, le disho el vezir, “oye, no le vas a demandar a tu mujer?”

“Yo, a mi mujer?! Ke mi mujer?” disho él, “Yo so el ombre! Yo so el ke deside!”

“Aha!” Por fin el vezir estava kontente. Ya topó uno ke es un ombre verdadero i no se akonseja kon la mujer.

El vezir le dio un kavayo blanko kon mucha alegría, i le disho: “Akí te regalo este kavayo, i amanyana avlamos”.

I el ombre kon muncha alegría tomó el kavayo blanko, se fue a su kaza.

La mujer lo vido vinir i le disho: “Ke ermozo kavayo! Ken te lo dio?”

I él le kontó todo lo ke pasó.

Le disho la mujer: “Komo de maredo sos? Si ya vites ke tinía kavayos pretos, tú, komo sos kimurdjí, este kavayo blanko lo vas a ensuziar. Dile ke te lo troke este kavayo blanko. Tomas un kavayo preto. Es mijor!”

“Sí, así biva tu padre”, le disho él, “ya tienes mucha razón!”

Tomó el kavayo blanko i korrió detrás del vezir.

“Oye”, le disho, “ven akí! Mi mujer me disho ke me trokes el kavayo blanko kon uno preto!”

“Ayde”, disho el vezir, “i este ya es komo todos”.

Así ke siempre oyimos lo ke nos dizen las mujeres.

Kontado por AVRAAM PALTI -1996

 

 

 

El Rey no kreia ke

El kavayo blanko era para los ombres ke eran

Los kavayos pretos se eskaparon

El karvonero le disho al vizir ke el era

Kuando le dio el kavayo blanko al karvonero, el vizir estava kontente

La mujer del karvonero no kijo el kavayo blanko porke

Tu puntación es

0%